Viaje al Mar Rojo
Viaje al Murcia
s

viernes, 1 de junio de 2012

Descubren una nueva causa de la muerte de los corales

El agotamiento del oxígeno y la acidificación del entorno provocan una reacción en cadena letal para los arrecifes


El agotamiento del oxígeno y la acidificación del entorno provocan una reacción en cadena que causa la muerte de los corales, según ha descubierto un estudio de científicos alemanes y australianos. Los tejidos coralinos presentan daños irreversibles causados por la falta de oxígeno y la acidez. La materia muerta es absorbida por microbios que generan sulfuro de hidrógeno, un compuesto muy tóxico. Tras completarse este proceso, en un plazo de veinticuatro horas se han destruido todos los corales que aún quedasen con vida.



Medición del oxigeno en los corales. Imagen: C. Lott/HYDRA Institute/Max Planck Institute for Marine Microbiology, Bremen.
Medición del oxigeno en los corales. Imagen: C. Lott/HYDRA Institute/Max Planck Institute for Marine Microbiology, Bremen. 
 
 
Los arrecifes de coral, ecosistemas diversos que muchos describen como «selvas marinas», sufren los efectos de las actividades humanas, y el pronóstico no es nada bueno. Según un nuevo estudio dirigido por el Instituto Max Planck de Microbiología Marina (Alemania), la industrialización, la deforestación y la agricultura intensiva en zonas litorales están haciendo estragos en las condiciones para la vida subacuática. Según los hallazgos, el agotamiento del oxígeno y la acidificación del entorno provocan una reacción en cadena que causa la muerte de los corales.

Los arrecifes de coral se encuentran en regiones costeras someras de los trópicos, a ambos lados del Ecuador. Los pólipos de coral construyen, a lo largo de cientos y miles de años, los esqueletos de carbonato que dan lugar a los coloridos y fascinantes arrecifes. La fotosíntesis realizada por microalgas simbióticas alojadas en el interior de los pólipos genera oxígeno y carbohidratos a partir de dióxido de carbono y agua. A su vez, esto promueve el crecimiento de los pólipos.

 La comunidad científica lleva tres decenios estudiando el proceso de decoloración de los corales. Según han observado, el incremento de las temperaturas hace que las algas mencionadas produzcan toxinas. En consecuencia, los pólipos reaccionan expulsando las algas. A raíz de esto, los arrecifes de coral pierden color y, a la larga, su aspecto es similar a si se hubieran sumergido en lejía. Los corales no pueden sobrevivir más que unas pocas semanas si desaparece la simbiosis, que se define como un lazo estrecho entre dos o más organismos de especies distintas y que beneficia a cada uno de ellos.

«Nuestra hipótesis era que la muerte repentina de los corales podía deberse a una mayor deposición de sedimentos con un contenido elevado de materia orgánica y la injerencia de ciertos microorganismos naturales», declaró Miriam Weber, del Instituto Max Planck. «Para comprender los distintos parámetros físicos, biológicos y químicos que entran en juego, realizamos experimentos en el Instituto Australiano de Ciencias del Mar (AIMS) de Townsville [en la costa noreste de Australia, cerca de la sección central de la llamada Gran Barrera de Coral] en condiciones controladas en grandes cisternas (mesocosmos) que imitaban el hábitat natural.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada