Viaje al Mar Rojo
Viaje al Murcia
s

viernes, 7 de septiembre de 2012

Salvamento Marítimo descontamina un petrolero hundido junto a Columbretes

Salvamento Marítimo desarrolla las operaciones de recuperación del hidrocarburo del Woodford, petrolero hundido en 1937 en Castellón.

 

Salvamento Marítimo acomete las operaciones de descontaminación del petrolero Woodford, hundido en 1937 en la Guerra Civil, con el fin de evitar que siga contaminando el fondo marino y que altere el ecosistema de la reserva marina de las islas Columbretes.

Antecedentes
Con el nombre de Woodford y bandera inglesa, el petrolero se hundió en aguas de Castellón el 1 de septiembre de 1937, en el transcurso de la Guerra Civil, cuando se dirigía a puerto español, al ser impactado por dos torpedos procedentes del submarino italiano Diaspro en su sección media, a la altura de los tanques 5 y 6 por su costado de estribor.
En el hundimiento falleció un tripulante, el segundo maquinista, y el resto de la tripulación (32 hombres) pudo ponerse a salvo. Según testimonios de los supervivientes el buque fue alcanzado en dos tanques y antes de hundirse estuvo ardiendo. Los botes salvavidas quedaron manchados de fuel, lo que prueba que hubo un derrame de hidrocarburo en el medio marino en el momento del hundimiento.
El buque se encuentra hundido a 80 metros de profundidad y apenas 15 millas de la reserva marina de las Columbretes.

Procedimiento
Salvamento Marítimo ha declarado que lleva a cabo este proceso con una doble finalidad:

- Eliminar una fuente de contaminación constante, que podría agravarse con el paso del tiempo al incrementarse las grietas y desgastarse las chapas por la corrosión, produciéndose un aumento gradual del volumen de vertido.

- Evitar un grave riesgo ambiental para el mar Mediterráneo y el ecosistema de las islas Columbretes
en el caso de producirse una fuga importante del hidrocarburo contenido en los tanques.

Se ha activado un dispositivo que incluye las más modernas técnicas de buceo en saturación en esta operación.  Para trabajar en saturación es necesario contar con buceadores altamente cualificados, equipos de alta fiabilidad y un buque de soporte especializado, el Clara Campoamor.
La campana seca
En total participarán diez buzos profesionales que trabajarán en turnos dentro de una campana seca.
El complejo de saturación tiene una capacidad para 4 personas que pueden permanecer hasta 28 días. El complejo de saturación y la campana seca están interconectados y a la misma presión que la existente en la zona de inmersión (80 m de profundidad). Los buzos acceden a la campana seca desde el complejo de saturación en turnos de 2 personas. A continuación, se sumerge la campana desde donde salen los buzos a la zona de trabajo. Al finalizar la sesión de trabajo la campana se iza a bordo del buque y se acopla de nuevo al complejo de saturación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada